Organizador de eventos de profesión, me encuentro durante gran parte de 2020 con un montón de tiempo libre y una palabra que resuena constantemente en mi cabeza: “REINVENTARSE”. De acuerdo, estoy dispuesto, pero ¿Qué hago?

KAPIO es un proyecto joven que nace a raíz de tres conceptos que convergen en la idea de crear una marca de joyería de calidad a precios más asequibles que las grandes casas de joyas: el boom de la bisutería cara, la necesidad de reinventarme y mi abuela Archi.

Hacía tiempo que por redes sociales no paraba de ver marcas de bisutería (plata o latón bañado en oro) que triunfaban pese a tener precios escandalosos, muy alejados de la calidad que se derivaba de los materiales de sus productos. Es entonces cuando me pregunto, ¿Sabemos realmente los consumidores qué estamos comprando?

Sin embargo, no encuentro tantas joyerías que vendan un producto de calidad con diseños actuales, sencillos y juveniles que no tengan los precios astronómicos de las grandes casas de joyas internacionales.

Si bien es cierto que yo no soy gran usuario de joyería o bisutería, conservo mil recuerdos con mi abuela donde viajábamos en el tiempo a través de las historias que había detrás de cada una de sus piezas. Me gusta pensar todos tenemos algún recuerdo parecido que conservamos con cariño y nos devuelve a la niñez.

Con el paso de los años, puede que alguna de esas piezas que admirábamos de pequeños ahora sean nuestras, cargándolas con todavía más sentimiento y llevando con nosotros una pequeña parte de historia familiar. Si una joya consigue enfrascar parte de la inmortalidad del alma de quien la lleva, y puede hacer eterno lo finito, quiero poder contribuir a crear historias con piezas que perduren y acompañen generación tras generación. 

Con esto consigo ver en qué me reinventaré, ahora debo decidir cómo quiero hacerlo. Pensé que si este proyecto veía algún día la luz tenía que ser mediante un compromiso con una producción responsable, un consumo estructurado y una economía circular y respetuosa con el entorno natural y social. Con la ayuda de algunos talleres de Barcelona nació la primera colección con cerca de 30 piezas, algunas realizadas artesanalmente a mano y otras con técnicas más avanzadas, pero siempre trabajando sólo con plata y oro ley para conseguir que el tiempo no altere el producto. Enfocando el proyecto hacia el comercio de proximidad, no sólo fomentamos la economía local, sino que reducimos también la huella de carbono que la empresa pueda tener, trabajando sólo bajo demanda para huir de la sobreproducción, e incluyendo embalajes realizados con materiales reciclados y reciclables o libres de plásticos.

 

KAPIO nace con la voluntad de acercar la joyería de calidad a un público cada vez más exigente, concienciado y responsable.

 

Uri Capell – Marzo 2021, Barcelona